La importancia de la alimentación en el manejo de la Diabetes

@creative.life-17

Los niveles de glucosa en la sangre pueden ser controlados, hasta cierto punto, por medio de una dieta apropiada, ejercicio y el mantener un peso saludable. Es indispensable además un apego adecuado al tratamiento farmacológico indicado por tu médico.

Un estilo de vida saludable también puede ayudarle a controlar o bajar su presión sanguínea y a controlar las grasas en la sangre, reduciendo el riesgo de la cardiopatía. Un plan de alimentación apropiado debería incluir la repartición de comidas pequeñas a través del día para mantener los niveles del azúcar en la sangre estables. Consumir una comida grande una o dos veces al día puede causar niveles de azúcar altos o bajos.

¿Qué es la Diabetes Mellitus?

La diabetes mellitus es una de las enfermedades metabólicas más frecuentes cuya característica fundamental es la imposibilidad del organismo para mantener en la sangre el nivel adecuado de glucosa (azúcar). Los carbohidratos que ingerimos, proteínas y grasas son empleados por el organismo como fuente de energía pero para su aprovechamiento y utilización se necesita insulina, una hormona que es segregada por el páncreas cuya principal función consiste en facilitar el paso de la glucosa al interior de las células del cuerpo. En suma, es la insuficiente secreción de insulina o su inadecuada utilización por el organismo lo que provoca la aparición de la diabetes mellitus.

images

RECOMENDACIONES GENERALES

  • Ten un adecuado apego al tratamiento farmacológico (medicinas) indicadas por tu médico. Es importante entender que la dieta y ejercicio NO sustituyen el tratamiento médico.
  • Toma tus alimentos a la misma hora todos los días, organízate para que tu horario de comidas sea lo más constante posible.
  • Trata de mantener un peso adecuado y evita la obesidad.
  • Limita al máximo la ingesta de carbohidratos, especialmente los productos refinados. Evitando harinas blancas, bollería industrial.
  • Modifique la dieta si aparecen complicaciones como hipertensión, elevación de colesterol, triglicéridos o alteraciones en la función del riñón.
  • Reduzca la ingesta de grasas de origen animal: manteca, chorizo, chicharrón, etc. Aumente la ingesta de fibra. Trate de utilizar sus cereales integrales, pan de fibra, tortilla de maíz. Evitando harinas blancas, bollería industrial. Utilice edulcorantes no calóricos en lugar de azúcar.
  • Disminuya el consumo de alcohol, café y otras sustancias tóxicas, el alcohol puede consumirse en cantidades moderadas si la diabetes está bien controlada y si no existe sobrepeso u obesidad. Hay que tener en cuenta que el alcohol aumenta el riesgo de producir hipoglucemia (caída en el nivel de glucosa en sangre) y aumentos de triglicéridos.
  • Evita la comida chatarra, sobre todo alimentos, fritos, empanizados, con azúcar añadida ó grasas trans .
  • Evita el consumo de dulces, caramelos y postres con alto contenido de azúcar y crema.
  • Dismnuye el consumo de sal, elimine el salero de la mesa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *